miércoles, julio 01, 2020

"El Día D": la aventura llega a la meta



Catorce episodios de una osada ocurrencia, una temporada completa, llegan hoy a su fin. Ha sido bonito el experimento, de los que crean afición. En nuestro canal de You Tube, en la lista de reproducción específica de “El Día D”, se pueden recrear los curiosos y ver la webserie en su integridad. Así, comprobarán el desarrollo de una trama de política ficción que especula sobre la posibilidad de un golpe de estado en nuestro país durante las primeras fases del estado de alarma. Una historia dramatizada a través del formato de videollamadas, protagonizada por un reparto excelente, Pablo Bigeriego, María Luisa Borruel, Santi Senso, Quino Díez, Maite Vallecillo y Pilar Brinquete. Todos ellos, apoyados por un equipo técnico de primera: Jorge Moraga, coordinador técnico y ayudante de dirección; Koke Rodríguez, edición; On.Graphics, grafismo y postproducción y Manuela Vázquez, producción. Ovación, puestos en pie, a todo el equipo. Gran trabajo, ilusión, creatividad y talento, siempre a favor de la historia para disfrute del público.

Desde un punto de vista personal, resulta emocionante haber llegado hasta aquí. Haber compartido esta aventura con un equipo tan entregado. Mientras escribo estas líneas, aún estamos inmersos en la postproducción, afinando detalles, dando los toques finales y renderizando. Ni un solo día hemos faltado a la cita con nuestros seguidores. Ahora empieza la siguiente fase, la de la difusión, la búsqueda de un público al que le haga gracia la iniciativa. Recordemos que el proyecto se ideó en el momento más crudo del confinamiento, cuando estábamos todos paralizados, viéndolas venir, absorbiendo las calamidades que se desplegaban a nuestro alrededor. “El Día D” ha sido nuestro antídoto a la pandemia, el refugio de nuestro espíritu creativo, la vacuna que nos hacía inmunes a la desesperación y la incertidumbre. Gracias a todas y todos los que nos han seguido a través de las redes sociales y nos han brindado su apoyo y entusiasmo. Gracias, nuevamente, al equipo y gracias a la vida.

Eugenio Amaya









domingo, junio 14, 2020

Agradecimientos

Estrenamos nuestra webserie de política ficción, "El Día D”, “que narra, a través del formato de videollamadas, una intriga en torno a los preparativos de un golpe de estado en España durante los primeros días del estado de alarma y en el fragor de la pandemia y el confinamiento colectivo. De bien nacidos es ser agradecidos, así que aquí va el testimonio de mi gratitud. Todos y todas han sido importantes y esenciales para llevar nuestro proyecto hasta aquí. Los intérpretes Pablo Bigeriego, María Luisa Borruel, Santi Senso, Quino Díez, Maite Vallecillo y Pilar Brinquete han hecho un fantástico trabajo de interpretación, adaptándose a las circunstancias y al formato de videollamadas. He visto los episodios una y otra vez y he disfrutado con su talento e implicación en el proyecto. Para mí, es emocionante comprobar cómo han dado vida al texto, haciéndolo propio y aportando valiosos detalles de su cosecha. ¡Muchísimas gracias!



El equipo técnico-artístico, formado por Jorge Moraga, Koke Rodríguez y On.Graphics, ha contribuido generando confianza en el producto y construyendo un relato coherente desde el punto de vista audiovisual. Gracias a ellos he podido ver y oír los distintos episodios que componen la webserie, en condiciones óptimas. Punto de partida muy necesario en este tipo de iniciativas. Todos ellos, han aportado soluciones y creatividad, también adaptándose a las circunstancias especiales que propone el formato y la realidad del confinamiento y la desescalada. Aparte de profesionalidad y talento, ¡cuanta paciencia! Y, sin rechistar, resolviendo contratiempos y mejorando detalle tras detalle. Por último, Manuela Vázquez, ha permitido que Aran Dramática se mantuviera a flote en todo lo administrativo, facilitando que el proyecto no se fuera a pique tras el vendaval del confinamiento que ha arrasado al sector teatral. Repito: ¡muchísimas gracias a todos y todas! Los aciertos, son vuestros. Los errores, míos.

No puedo dejar de agradecer las inestimables aportaciones de nuestros responsables políticos, los medios de comunicación, los libros de Fernando Rueda y los foros de internet como burbuja.info y transiciónestructural.net. Sin todos ellos, “El Día D” no habría sido posible. La webserie, El Día D se puede ver íntegramente en el canal de You Tube de Aran Dramática. Desde el 15 de junio, de lunes a viernes, un episodio de 5 a 8 minutos de duración por día. El invento consta de 14 episodios. Espero que lo disfruten.

Eugenio Amaya






lunes, junio 08, 2020

Llega el estreno de El Día D

El lunes, 15 de junio, iniciamos la exhibición online a través del canal de You Tube de Aran Dramática, de nuestra webserie de política ficción, “El Día D”. A ver qué tal resulta el experimento. En nuestras anteriores entradas del blog, hemos contado de qué va la trama: en nuestro país, durante la primera etapa del confinamiento, se prepara un golpe de estado. El COVID 19 y sus efectos se entrelazan con la historia principal y afectan a los protagonistas de manera individualizada. Un poco como en la vida misma. Esta pandemia ha causado estragos sanitarios y económicos, convulsionado el panorama político y generado angustia colectiva de la que intentamos recuperarnos como sea para mantenernos a flote, psicológica y emocionalmente.


Son catorce episodios de entre cuatro y siete minutos de duración. Una historia que se cuenta a través del formato de videollamadas. Podríamos hacer como algunas plataformas de las grandes y colgar todos los episodios de golpe, pero todavía estamos grabando y editando algunos de ellos. Es emocionante esto de “lo digital”, comparado con los ritmos un tanto más pausados del teatro. En un montaje teatral del que llego a ser responsable, suelo sentarme en la última fila para observar al público y detectar sus ambivalencias. Todo, en aras de mejorar y corregir detalles. Esta vez, las reacciones serán a través de las redes sociales y sin anestesia. No sé qué es mejor.

En todo caso, me siento orgulloso del reparto y el equipo técnico-artístico de “El Día D”. Se han fajado, se han entregado a la propuesta con ilusión y poniendo su talento y profesionalidad al servicio de la historia. ¿Qué más se puede pedir? Siempre intentamos generar curiosidad y no defraudar. Ya saben, a partir del próximo lunes, quince de junio, podrán disfrutar de lo que hemos creado pensando en ustedes. Ya nos contarán.


La webserie de política ficción, “El Día D”, está protagonizada por Pablo Bigeriego, María Luisa Borruel, Santi Senso, Quino Díez, Maite Vallecillo y Pilar Brinquete. Jorge Moraga, coordinador técnico y ayudante de dirección. Koke Rodríguez, edición. OnGraphics, grafismo y postproducción. Manuela Vázquez, producción.

Eugenio Amaya

jueves, junio 04, 2020

La recta final...a propósito de El Día D

El paso del teatro al audiovisual online autoinfligido está lleno de placeres, satisfacciones, embrollos y tribulaciones varias, como la vida misma. Gracias a los dioses que he acertado con la selección de intérpretes y equipo técnico. Dicen que es lo más importante en cualquier proyecto de vida y, en las artes escénicas y audiovisuales, más todavía. Comparto la noción de que lo más importante es trabajar con buenas personas, luego vienen la calidad profesional y el talento de cada cual. Poner en pie un producto artístico, al igual que construir un puente, es un proceso laborioso, salpicado de imprevistos, satisfacciones pasajeras y problemas a resolver. Si los implicados nos llevamos bien, trabajamos desde la ilusión y el rigor profesional, todo fluye y progresa...a veces, a paso de tortuga y otras, a muy buen ritmo.



Decía Meryl Streep en un documental sobre una producción de “Madre Coraje” en el que se la veía ensayando y cometiendo errores, que a nadie le interesa ver cómo se fabrican las salchichas. Lo fundamental es el producto acabado y limpito, listo para su consumo en las condiciones idóneas. Pero en época de redes sociales, donde se busca la complicidad del público potencial, hay que esforzarse un poco. Les cuento, por si les sirve de algo: lo primero, la historia. ¿Qué vamos a contar, cómo y por qué? Por mucho confinamiento que haya, nadie me ha obligado a meterme en berenjenales que impliquen la buena voluntad y el sacrificado trabajo de un grupo de personas que apenas podría reunirse en una misma sala durante la Fase Uno de la nueva normalidad (¿eran quince o diez? Paso de buscarlo en Google). Hay lectura de sobra, series en la tele, marrones a solucionar con lo de la supresión de la actividad presencial, prepararse para lo que viene...En fin, ya que nos hemos puesto, la historia ha de tener gancho, capacidad de llamar la atención y encontrar su nicho en el mercado salvaje de los videocontenidos en internet. Surge lo de “¿qué pasaría si en España se preparase un golpe de estado en medio de la vorágine pandémico-político-económica?”

Se escribe el guión pensando en los intérpretes adecuados para cada papel. No está la cosa para hacer castings, proceso por el que siento aversión y sólo he empleado dos veces en mi dilatada carrera profesional. Se trabaja con los conocidos y se investiga a los “nuevos” in situ y a través de la red de redes. Y se confía. Afortunadamente, en este apartado, no ha habido grandes contratiempos (algún que otro detallito técnico que el equipo dedicado a estos menesteres, ha resuelto con brillantez). ¿El método de trabajo? Una charlita a través de videollamada, videos de prueba, un par de indicaciones para orientar al gran reparto compuesto por Pablo Bigeriego, María Luisa Borruel, Santi Senso, Quino Díez, Maite Vallecillo y Pilar Brinquete. Tengo que decirlo, no como reivindicación aldeana, sino por orgullo de región. Todo el reparto y equipo técnico-artístico son extremeños. Tras las charlitas de orientación, las pruebas, llega el resultado. Jorge Moraga, Koke Rodríguez y On.Graphics transforman el material en bruto en los distintos episodios que se colgarán en el canal de You Tube de AranDramática. Edición, incorporación de efectos, postproducción, etalonaje...Curioso, a mí, el formato de las videollamadas para contar una historia, me funciona. Queda mejor de lo que pensaba. Intuyo y espero que encontrará su público, una vez que lancemos el producto y lo promocionemos en los medios que se interesen por la experiencia. Ya queda menos. Gracias a todos y todas quienes habéis hecho posible esta aventura. Sois l@s mejores. Y, a los espectadores potenciales...ojalá os pique la curiosidad y "el puente" del que hablábamos al principio, resista.

Eugenio Amaya

martes, junio 02, 2020

La realidad supera la ficción



Ser de teatro no implica desatender otros medios de expresión dramática. Claro que no hay nada como asistir presencialmente en perfecta comunión entre intérpretes, técnicos y espectadores al ritual ancestral que ha alimentado nuestra vocación desde que empezamos a dedicarnos a esto. Salvo que el espectáculo sea un latazo y nuestro sentido de la cortesía debida nos obligue a superar la claustrofobia y permanecer en la butaca a pesar de todo. En el caso de una obra enlatada, una peli o el episodio de una serie, puedes desconectar sin ofender a nadie. Es el riesgo que asumimos con nuestra webserie El Día D. Salvo lo presencial, los ingredientes, básicamente son los mismos. Toda obra dramática (sin contar los “nuevos lenguajes escénicos” y el audiovisual experimental) cuenta con los mismos ingredientes: una historia, personajes, diálogos, atmósfera, etc. Y, en este caso, nos encontramos con el impacto de la actualidad. Como nos pasó con “Anomia”. De vez en cuando, es sano hacer referencia a lo que ocurre en el ámbito sociopolítico y su efecto en las personas. O, sumergirse en el mundo de la investigación policial como hace la excelente serie televisiva “La Unidad”. No es “descubrir la rueda” hacer mención al trabajo de Julie Taymor, Sam Mendes y muchos otros que han navegado en las dos aguas, teatro y audiovisual.

Se repite como un mantra que “lo digital”, como consecuencia del Covid 19, está aquí para quedarse. Una herramienta más para hacer uso de ella, según le convenga a cada cual. Es lo que hay. Abrazamos esta posibilidad y, dentro de poco, iremos colgando en nuestro canal de You Tube el fruto de nuestros placeres y desvelos. Gracias, nuevamente, a Pablo Bigeriego, María Luisa Borruel, Santi Senso, Quino Díez, Maite Vallecillo, Pilar Brinquete, Joge Moraga, Koke Rodíguez, On.Graphics y Manuela Vázquez por apuntarse a esta aventura. El confinamiento ha dado frutos inesperados.

Eugenio Amaya


jueves, mayo 28, 2020

¿Qué hay detrás de El Día D?



Siempre me han fascinado los procesos creativos. Son lo mejor del llamado “hecho teatral”. En este caso, como decíamos en nuestra entrada anterior, se nos ha ocurrido contar una historia a través del formato de “videollamadas”, un fenómeno que se ha erigido en nuevo hábito de comunicación durante el confinamiento. Aquí, nos internamos en el universo digital, la jungla mundial tan extendida como el Covid 19. Una webserie de política-ficción en la que, durante los días más duros de la cuarentena, se prepara un golpe de Estado en nuestro país. Ahí es nada. Esta peripecia minimalista gira en torno a seis personajes, interpretados por Pablo Bigeriego (abogado golpista), María Luisa Borruel (alto cargo de nuestro servicio de inteligencia), Santi Senso (hacker mercenario al servicio del estado), Quino Díez, (segundo de a bordo en el equipo de la jefatura de gabinete de presidencia), Maite Vallecillo (autónoma, emparejada con el golpista) y Pilar Brinquete (periodista de la sección de cultura de un periódico digital). Todo un experimento respaldado por el laborioso y minucioso trabajo del equipo técnico formado por Jorge Moraga, Koke Rodríguez, On.Graphics y Manuela Vázquez. Los méritos son de ellos. Los defectos y errores, de quien firma esto.


Este intento genera dudas y recelos. ¿Aguantará el formato? ¿Será suficiente para interesar a los espectadores potenciales que navegan en un mundo lleno de estímulos efímeros y fácilmente olvidados? La alternativa es no hacer nada mientras esperamos a que se vuelvan a abrir los teatros y nos mantenemos informados de las medidas de seguridad y protección que marquen las pautas de las autoridades sanitarias. Siempre hemos mantenido que “lo digital” no tiene por qué estar reñido con “lo presencial”. Esta pandemia nos ha permitido admirar grandes trabajos escénicos del panorama teatral nacional e internacional que nos han brindado, gratuitamente online, tanto compañías de pequeño formato como consolidadas instituciones teatrales del mundo entero. Nosotros, también hemos compartido nuestros trabajos, “Anomia” y “Coriolano”. Se agradece, pero no es suficiente. Desde la moda de lo transmedia, nos ha suscitado curiosidad la posibilidad de incorporar “lo digital” a nuestros espectáculos y explorar posibilidades de simbiosis entre lo enlatado y el teatro en vivo. ¿Quien sabe? A lo mejor, “El Día D” se puede convertir en obra de teatro a representar en los teatros con variantes que dialoguen con la webserie y completen la trama.

Mientras tanto, nos divertimos y trabajamos aplicadamente. El proceso de creación es lo mejor, me reafirmo.

Eugenio Amaya
AranDramática

martes, mayo 26, 2020

El Día D, nada será como antes


Confinamiento, incertidumbre, parálisis. Se declara el Estado de Alarma de un día para otro y ahí nos quedamos en nuestras casas, amedrentados y atemorizados. Se propaga el miedo, primero el miedo al contagio y luego, el miedo a perder la fuente de ingresos en una profesión que vive al día desde la noche de los tiempos. ¿Qué hacer? Lo primero, comprar mascarillas, papel higiénico, provisiones, los dichosos guantes y desinfectantes...y a verlas venir. Avalancha de información, recuento diario de las bajas, confusión generalizada, se caldean los ánimos, el panorama es desolador. Y así pasan los días. Irrumpe el hábito de comunicarse a través de videollamadas. Y surge la idea. ¿Se puede contar una historia a través de este nuevo formato de comunicación? Se buscan referencias en la red de redes y, entre los creadores escénicos del panorama nacional e internacional, cada cual se adapta a la nueva situación a su manera. Monólogos, webinars, doblajes de escenas de películas con los diálogos trucados, obras de teatro narradas a través de la cámara del móvil, conferencias, entrevistas, coloquios, clases online, etc.

Desde la época de nuestra obra “Anomia” (el estallido de la burbuja inmobiliaria y la corrupción política), no había ahí fuera un clima tan espeso de crispación y efervescencia social provocado por una crisis sanitaria y sus derivados de toda índole. En confinamiento. Por asociación de ideas, surge una referencia: “7 días de mayo”, una película norteamericana de los años sesenta en la que se prepara un golpe de Estado en los Estados Unidos. Vaya...teniendo en cuenta la artillería mediática, las acusaciones cruzadas de los responsables políticos, los efectos de la pandemia en el estado anímico de la población, las medidas adoptadas para frenar el empobrecimiento colectivo que protegen a algunos y desprotegen a muchos, hay material dramático de sobra.



Surge el impulso de escribir una historia y buscar cómplices. No hay nada como pedir favores y encontrar almas caritativas que sacan tiempo de donde no lo tienen para incorporarse a un proyecto carente de financiación. La realidad tarda en llegar a las instituciones y el mecenazgo privado está reservado para iniciativas de mayor peso específico. Quizás, algún día...Agradecimiento eterno a Pablo Bigeriego, María Luisa Borruel, Santi Senso, Quino Díez, Maite Vallecillo y Pilar Brinquete, integrantes del reparto, y a Jorge Moraga, Koke Rodríguez, On.Graphics y Manuela Vázquez, del equipo técnico-artístico, colaboradores habituales de Aran Dramática, por su generosa entrega y dedicación.

El universo digital está aquí para quedarse. Ya nada será como antes en el panorama de las artes escénicas. Añorar lo que una vez fue y tardará en volver, si es que vuelve, puede generar un estado de frustración permanente. Claro que todos deseamos volver a pisar el escenario ante un patio de butacas a rebosar, sin distanciamiento social, pero hasta que esto llegue, ¿qué hacer? El virus de lo digital ya se nos ha inoculado. No es excluyente con el teatro de siempre. Se pueden concebir proyectos mixtos para ampliar la difusión de los mismos y explorar nuevas vías de contar historias. El tiempo dirá.

Eugenio Amaya